Cardenal Rivera, ¡el Islam no es terrorismo!

Por Elías González Gómez

A todos nos duelen los hechos acontecidos en Francia el pasado 13 de noviembre. No me interesa especular sobre causas y consecuencias. Escribo estas líneas muy consternado por las declaraciones del arzobispo mexicano Norberto Rivera Carrera en el semanario Desde la fe, órgano de la Arquidiócesis Primada de México. Vean, les invito a leerlo por ustedes mismos: http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?a=6546&z=40

Este texto no solo está lleno de contradicciones internas, sino que lo más preocupante es que es una voz proveniente de un puesto de autoridad y que por lo tanto influye en las ideas y pensamientos de los feligreses de la Iglesia. Como católico no podría estar más en contra de sus declaraciones, pero como mexicano me inquieta pues parece insinuar la islamofobia e incluso el uso de la violencia en mí propio país. ¿En qué estará pensando Rivera lanzando estas frases tan llenas de xenofobia? ¿Qué no estaba enterado de que la cabeza de la Iglesia, tan solo unos días después, viajaría a África inspirado por un espíritu dialógico y de paz?

Ya desde el primer párrafo se huele por dónde iba a ir el escrito. Pero es en el segundo donde comienza a dejarse ver su verdadera intención. No sólo ofende de forma irónica a los musulmanes llamándolos “aglutinados”, incluso parece querer desacreditar al Islam llamándolo “la más joven creencia monoteísta” y, lo que es peor, con la misma ironía se burla de su fe: “juran sumisión a Dios, fidelidad al cardenal-norberto-riveraProfeta y obediencia a lo que, dicen, es palabra revelada: el Corán.” (las negritas son mías).

Rivera pregunta por qué los musulmanes que habitan en Francia no se han manifestado multitudinariamente en las calles condenando el terrorismo. Primero, ¡está prohibido! El Estado francés no permite en estos momentos tales actos por cuestiones de seguridad, y dos, sí ha habido actos públicos de musulmanes en las calles de París ofreciendo gestos de mutua confianza como abrazos, e incluso oraciones colectivas.

Durante todo su texto Rivera intenta identificar Islam con terrorismo, como si una cosa le fuera inherente a la otra. Tiene que tomar en cuenta que, primero, no existe cosa alguna como un “Islam” único, homogéneo y sistematizado. El Islam está presente en todo el mundo y no tiene un gobierno central como para que sus “líderes” se manifiesten a favor o en contra. Por otra parte, ¡claro que millones y millones de musulmanes se han manifestado en contra de lo acontecido! ¿Conoce los cientos de esfuerzos de las comunidades musulmanas en pro del diálogo interreligioso, el cuidado del medio ambiente y la trascendencia humana? ¿Conoce la iniciativa #NOTINMYNAME?

El arzobispo afirma que porque unos cuantos musulmanes son terroristas y unos cuantos líderes políticos de Estados de Medio Oriente no se pronuncian en contra, por lo tanto el Islam está enraizado en la violencia. Eso equivale a afirmar que porque unos sacerdotes son pederastas y solo interesados en el poder, entonces la Iglesia católica está enraizada en la corrupción y en el abuso de poder. ¡Falso en ambos casos! ¿No es consciente Rivera de que está juzgando con la misma lógica de la que luego la Iglesia se queja de ser juzgada?

Estoy de acuerdo con Rivera en que esta no es una guerra del Medio Oriente contra la Europa Occidental y también en que no es una guerra entre religiones. Pero creo que la cosa es mucho más compleja que un simple binomio Occidente-Islam. Señor cardenal, ¿sabía usted que las principales víctimas del fanatismo yihadista son los propios musulmanes? ¿Sabía usted que en Siria se cuentan ya 200 mil muertos y la mayoría son musulmanes y, oh sorpresa, han sido asesinados por las potencias occidentales? ¿Supo del atentado en Malí una semana después de París? “Francia, país generoso y tolerante”, ¿enserio? Es como decirle pacifista a Estados Unidos. Y no hablo de estadounidenses o de franceses, pues los ciudadanos de a pie somos siempre los que al final acabamos cargando las movidas de los poderosos, hablo de sus políticas armamentistas a las cuales, curiosamente, les cae muy bien este conflicto. Sobre este punto en lo particular se lo dejo a los que conocen más de estos temas.

ch1-1-img1Pero la mayor contradicción de todas es cuando en los párrafos 3 y 4 habla de la respuesta armada como “círculo vicioso” e incluso cita al papa emérito Benedicto XVI para argumentar lo irracional de la guerra santa, para después desdecirse a sí mismo al cerrar su escrito con la siguiente cita, que me es sumamente preocupante: “Nuestro país no puede regatear su apoyo a la guerra contra el terrorismo escudándose en la no intervención…”. ¿A qué se refiere con esto? Creo que nadie está dudando en que México tiene que condenar los hechos en París, y también debería de condenar los de Siria, Malí y otros tantos países, incluso debería comenzar por no permitir los hechos violentos en su propio territorio –todavía nos faltan 43 y miles más-. Pero leyendo sus líneas anteriores, pareciera que Rivera está opinando que México debería sumarse al conflicto armado al estilo Estados Unidos –invado antes de que me ataquen- o Rusia –los mato antes de que entren-. Y peor aún, por lo que dijo antes, pareciera que no está hablando solo de una acción directa contra el terrorismo sino contra el Islam, pues ya vimos que para él parecieran ser lo mismo.

Estas declaraciones son sumamente perturbadoras, sobre todo viniendo de un hombre de Iglesia que parece delira con las Cruzadas, y lo son para México en lo particular. Para el 2010 el INEGI censó a más de 3,700 musulmanes en México. Quizás no suene mucho, pero de acuerdo a este mismo organismo en el año 2000 en México había tan solo poco más de 1,400, es decir, en diez años creció más del doble. Esto fue en el 2010, sospecho que este número ha incrementado pues lo he podido percibir en mi trabajo interreligioso. Sea como sea, lo que sí es una realidad es que el Islam va creciendo y en México no será la excepción. ¿Qué tipo de precedentes estaríamos dejando los católicos con declaraciones como las de Rivera? ¿No se da cuenta de que hay musulmanes mexicanos comprometidos por la paz y la práctica verdadera de su religión?

Considero que estas declaraciones pueden llegar a ser un cáncer para la labor interreligiosa e intercultural en México. Otras son las semillas que hay que sembrar y otro es el discurso que tenemos que pronunciar. No sé cuál sea exactamente, pero seguramente no puede ser uno que decante en semejantes conclusiones de violencia y rechazo al otro.

*Estudió10995540_10203179362318720_606168125603695529_n Filosofía y Ciencias Sociales en el ITESO. Es parte del equipo de la Fundación Carpe Diem Interfé. Creador y coordinador de los MICRODIÁLOGOS de la misma fundación. Durante su periodo universitario estudió por un semestre en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, donde se concentró en el pensamiento latinoamericano. Tiene experiencia de colaboración y trabajo en comunidades originarias tales como rarámuri, wixárikas, tsotsiles, tzeltales, quechuas, quichuas y shipibo; y en comunidades espirituales budistas, neochamánicas, hinduistas y cristianas entre otras. Su principal campo de interés es la mística, la espiritualidad y el diálogo entre las religiones y las culturas. Actualmente se encuentra en Ávila, España, estudiando un Máster en Mística y Ciencias Humanas. elahaspeace@hotmail.com

2015-11-25T11:58:26+00:00